a
Lorem ipsum dolor sit amet, consecte adipi. Suspendisse ultrices hendrerit a vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit sit amet hendrerit a venenatis.
12, Some Streeet, 12550 New York, USA
(+44) 871.075.0336
silverscreen@edge-themes.com
Links
Follow Us
 

Fabrizio Marrocchi, cuando lo siniestro se oculta entre la bruma de la nostalgia

Por: Andrés Díaz 

Fabrizio Marrocchi presentará su tesis de graduación en el Festival Global de Cortometrajes shnit San José 2021. El joven director se aventuró a explorar las posibilidades de lo siniestro en el cine con su corto Así como fluye el río. La historia se nutre de las horas invertidas de Marrocchi —quien también es el protagonista del corto— frente a la pantalla para consumir películas de terror. Así germina este relato, protagonizado por Samuel, un joven sacerdote quien regresa a la casa de su tío para reafirmar su fe. Sin embargo, el cura desconoce la figura inquietante que lo acecha entre los vapores que emana la nostalgia.  

Marrocchi comenzó la entrevista telefónica un poco reservado, con respuestas muy concretas y planificadas. Fue hasta que empezamos a conversar del género de terror, su favorito, que el joven director y actor cambió su cautela por el entusiasmo. 

‘Así como fluye el río’ forma parte de la competencia de cortometrajes MADE IN COSTA RICA.

¿Cuáles fueron las películas de terror que lo inspiraron para realizar este corto?

Varias, demasiadas —se ríe. Las películas de terror siempre me han gustado mucho, quería jugar con la tensión y construir este espacio donde todo es muy simple pero al final darle un giro dramático a ese universo.

Una de mis mayores inspiraciones fue Anticristo de Lars von Trier, pues fue una película muy importante porque tiene ese elemento de la naturaleza como muy presente. También esa idea de la cabaña en el bosque es un tema muy recurrente dentro del género. Otra película que me gustó mucho y la vi un montón mientras estaba trabajando la previa fue Mother de Darren Aronofsky. Fue vacilón, porque en el momento que la vi sentí que proyectaba una búsqueda similar a la del protagonista de mi historia. A pesar de que Mother es una película mucho más caótica, hay cosas que sí combinan con lo que yo quería contar. También, las películas de Stanley Kubrick Ojos bien cerrados y El resplandor influenciaron mucho, sobre todo en el proceso de edición. 

¿Cómo podría describir su corto y su fijación por lo siniestro en el cine?

Ha sido un tema que estuvo rondando alrededor del corto y bueno, como esto también es parte de mi proyecto de graduación, tiene mucho que ver con el tema que me planteaba sobre lo siniestro dentro de la estructura del lenguaje cinematográfico. También debo reconocer que lo sublime era un tema muy importante para mí. 

Mi intención con este corto era contar una historia misteriosa e inquietante. A veces hay muchos temas que uno quiere involucrar pero de la misma manera que algunas inspiraciones filosóficas, uno tiene que dejarlos de lado.

Fotograma del cortometraje ‘Así como fluye el río’.

¿Cómo podría describir al protagonista?

Al inicio del proceso de guion, yo quise que la trama representara esa búsqueda de Samuel, quien no está muy seguro del camino en el que ha estado enrrumbado todo este tiempo en el Monasterio. Samuel siempre se siente, de alguna u otra manera, alejado o encerrado en esos espacios, es un personaje muy solitario. Mi intención con Samuel es que él saliera al mundo y tuviera más experiencias humanas, así como reconexiones con el pasado y la naturaleza. Con cosas simples pero a la vez extraordinarias. 

Para mi fue importante el personaje de Marianne (prima de Samuel), pues para mí esta tiene una función bastante protagónica, porque es la que cambia al resto de los personajes. Como esas realidades que de alguna manera u otra terminan combinándose. Muy similar a lo que pasa en el Teorema de Pasolini

El final tiene que ver con todo eso que se guarda Samuel y los demonios con los que lucha para poder encontrar el camino. Porque Samuel no solo busca su fe, sino que también lo bello y lo grandioso. Pero, ¿qué pasa cuando esto tan grande que se está buscando no se puede asimilar y termina siendo algo siniestro y demoledor para el alma del protagonista? 

Bueno eso usted lo debe tener muy claro, porque fue el actor que le dio vida a Samuel, ¿cómo influenció que usted fuera el actor protagonista en la dirección del corto?

Lo de actuar no fue algo que decidiera desde el inicio, no lo tenía muy claro, aunque ya lo había intentado un par de veces en la universidad. Yo no tengo mucha experiencia en la actuación, pero si es algo que me interesa. 

El hecho que yo actuara fue algo positivo para lograr esa intimidad que yo buscaba con los actores y que esta se tradujera en el filme. Además, un profesor también sugirió que yo podía hacerlo. Una de las situaciones que determinó que yo actuara fue el lenguaje de cámara fija, porque eso nos permitía tener el mayor control de las escenas y poder revisarlas después.

Honestamente no sé si volvería a actuar, pero sí creo que fue algo muy valioso para mí, pues pude ver a los actores de cerca desarrollarse, pude aprender mucho de ellos.

Fotograma del cortometraje ‘Así como fluye el río’.

La locación también tenía un ambiente misterioso y viejo, ¿cómo dieron con ese lugar?

Con respecto a las  locaciones, fuimos a Cartago y a Orosí. En algún momento, en la primera edición del guion, la película se iba a desarrollar en 1910 durante el Terremoto de Cartago, pero fueron ideas que se fueron puliendo un poquito. Al final, conseguimos una locación en Birrí de Heredia, ahí fue donde se grabó el corto.

El lugar proyecta una sensación de nostalgia porque había muchos libros de la década de los 40’s y las fotografías en blanco y negro. La locación era un lugar que remite al pasado. Es muy gratificante ver cómo las ideas poco a poco se van materializando en el mundo real y estas llegan a la pantalla. 

¿Le gustaría seguir trabajando el tema de lo siniestro en un futuro?

Sí, no sé si llegue a dedicarme solo a eso, pero sí es un tema que me gustaría seguir explorando. Hay una obra de teatro de Daniel Gallegos que se llama el Séptimo Círculo, escrita en 1982, pero vieras que es muy moderna. La historia ocurre en una sola locación, donde hay unos señores que se acaban de pensionar e invitan a otra pareja que son amigos, pero llega una banda de jóvenes que les quiere hacer daño. Hace poco la volví a leer y siento que es demasiado cinematográfica. 

*’Así como fluye el río’ se proyectará en la función MADE IN CR I el viernes 22 de ovtubre a las 7:30 p.m. en el Cine Magaly.

No Comments

Leave a Comment