fbpx
a
Lorem ipsum dolor sit amet, consecte adipi. Suspendisse ultrices hendrerit a vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit sit amet hendrerit a venenatis.
12, Some Streeet, 12550 New York, USA
(+44) 871.075.0336
[email protected]
Links
Follow Us
 

‘Las reglas de esta casa’ y la validación del dolor

Por: Luis G. Cardoce

¿Cómo se sentirá si me acerco más con la cámara?, se preguntó Cristóbal Serrá mientras filmaba a Kar. Cuestionarse a sí mismo durante un rodaje era algo que ya estaba acostumbrado a hacer: un buen grueso de sus obras son autobiográficas, sin embargo, para esta ocasión tenía a alguien más frente al lente, alguien de carne y hueso, frágil y con la denudez emocional de quien cruza por los momentos más vulnerables de una vida. 

Es curioso conversar con Kar meses después del proceso catártico que fue el documental Las reglas de esta casa. Fuera de ese estado de extrema sensibilidad, Kar es capaz de procesar emociones como si una computadora se diagnosticara después de un autoescaneo. Habla rápido y con la precisión de quien desea conocerse tanto a sí misme (Kar es una persona no binaria), como a los demás. Parece siempre querer indagar en esos porqués de la vida, incluso teoriza un poco sobre su relación con Cristóbal y cómo se permitieron hacer el documental: “(nuestra amistad) siempre la he visto como un espacio sostenido en el tiempo, nada más flota, existe, y cada vez que entramos en este espacio hay una gran intimidad en la que podemos ser frente a la otra persona sin la expectativa del deber ser”, dice. 

Fotograma del cortometraje ‘Las reglas de esta casa’, participante de la competencia MADE IN COSTA RICA del Festival shnit San José.

En cierta manera, empezaron a hacer el docu desde que se conocieron, aunque todavía no lo sabían. Los detalles sobre su primer encuentro son un misterio. “¿Damos la respuesta oficial o inventamos una historia?”, le pregunta Kar a Cristóbal en broma. Al final, ni la una ni la otra: prefirieron describirlo, apenas, como “un acto de posmodernidad”. 

Sin embargo, dicen, los detalles del cómo son intrascendentes para el corto, lo que le permitió existir fue ese espacio seguro. “A mí me cuesta descifrar cómo me siento, entonces Kar ha sido ese espacio donde puedo hacer justamente eso, practicar esa exposición de sentimientos y es algo que me ha ayudado en mi vida en general. Uno no siempre sabe cómo se siente y para descubrirlo a veces se necesita de alguien más”, dice. 

Por la naturaleza en la que Kar iba a asumir el video performance —lo que originalmente iba a ser Las reglas de esta casa— ya era necesario ese círculo de confianza, no obstante, la fortaleza de este se puso a prueba cuando a la coyuntura se sumaron el divorcio y fallecimiento del padre de Kar. 

Un día antes de la exposición —justamente la que Cristóbal iba a grabar como parte del video performance original—, Kar tuvo que irse de emergencia a Estados Unidos a cuidar los últimos días de su papá, a quien le fallaron los riñones en cuidados intensivos. 

“Ya no iba a tener a mi padre para decirme que toda iba a estar bien porque mi esposo ya no iba a estar, y tampoco iba a tener a mis esposo para decirme ‘ey, todo va a estar bien porque tu papá ya no va a estar’”, dice Kar al borde del llano en el documental. 

Después de darle su espacio, Cristóbal le propuso un cambio: “¿te gustaría transformar esto en algo más e incorporar lo que estás viviendo?”. Kar pensó en su relación con Cristóbal y aceptó. “En esos momentos te querés acompañar de la gente que querés, que no te juzga, con la que podés, en el medio de toda esa transición, crear, y que no sea solo el dolor por el dolor”, dice.  

El resultado sería, justamente, Las reglas de esta casa, un corto documental en el que Kar se cuestiona cuál es su rol en medio de estas dos pérdidas. Cristóbal arma la narración a través de una progresión de performances guiados por la voz en off de Kar, quien, al borde del llanto, recapitula las luces y sombras de las energías masculinas de su vida.  

“Por eso trato de acordarme de mi papá desde un lugar muy real, con lo bonito y lo alegre y los recuerdos tiernos, pero también como el hombre de 56 años racista, misógino, homófobo que se murió sin saber que su hija no era heterosexual”, dice Kar en el documental, no inquisitivamente, sino desde el dolor de quien se da cuenta que una de las peores partes de perder un padre es la realización de que ya nunca va a poder tener la relación que quisieron. 

Fotograma del cortometraje ‘Las reglas de esta casa’.

“Es un lugar de muchísimo dolor donde lo que yo me estaba cuestionando es por qué tenemos que ser estas personas o existir en estos lugares o en estos roles, simplemente por unos estereotipos de género. Me cuestiono y les cuestiono por qué si nos duele tenemos que ser esto, por qué si no nos hace felices, no nos hace libres”, dice. 

En el documental, su voz está desnuda, frágil. Al inicio dice que entre tantos sentimientos abrumadores olvidó cómo llorar, pero con el transcurrir del metraje, lentamente aprende a hacerlo. En este ejercicio de introspección, parece que las palabras salen directamente del enfrentamiento con su herida. 

Cuando Cristóbal escuchó el audio por primera vez no hizo nada con él, simplemente lo dejó reposar una semana. “Es muy fuerte. Esa era mi forma de respetar los sentimientos de Kar, no hacer algo a la ligera”.

“Este corto potenció el espacio para pensar, digerir y ver cómo nos sentíamos”, dice Cristóbal. Ahora los dos saben que la manera de descubrirlo fue saltar desnudos hacia la herida y esperar que el colchón de esta relación segura que construyeron los atajara en el fondo.

‘Las reglas de esta casa’ es parte de la función MADE IN COSTA RICA I del Festival shnit San José. Los boletos virtuales se pueden conseguir en la Boletería deleFOCO (boleteria.delefoco.com) y en Festhome TV (https://tv.festhome.com/festivaltv/san-jose-shnit-playground-2020).

No Comments

Leave a Comment